España a la Cola de Europa en Puntos de Carga para Vehículos Pesados


El desafío de la electrificación en el sector del transporte pesado en España ha sido nuevamente puesto sobre la mesa por los fabricantes, quienes señalan una carencia preocupante: la ausencia de puntos de carga de acceso público específicamente diseñados para vehículos pesados. En un informe presentado por Anfac, la patronal del sector, se destaca que, a diferencia de otros países europeos, España aún carece de una infraestructura adecuada para la recarga de camiones eléctricos, tanto en términos de potencia como de accesibilidad.

Según lo revelado en el barómetro anual sobre electromovilidad de Anfac, el avance en la implementación de puntos de recarga para vehículos pesados es notablemente lento. A pesar de los planes establecidos para aumentar el número de estos puntos en todo el país, se evidencia un rezago considerable en su ejecución. Se espera que a finales de este año, solo una fracción de los puntos planificados estén operativos, y las proyecciones para 2025 y 2035 aún están lejos de alcanzarse.

La electrificación en el sector del transporte en España, aunque en desarrollo, sigue siendo dispar y enfrenta obstáculos significativos. Mientras que los autobuses urbanos y los comerciales ligeros muestran un crecimiento considerable en las ventas de vehículos eléctricos, los camiones y vehículos industriales aún no han experimentado un avance significativo en este sentido.

Anfac reconoce que si bien hay avances en la electrificación del transporte, el ritmo de progreso en España aún está por debajo de las expectativas y dista mucho del ritmo general de la Unión Europea. Esta disparidad también se refleja en el desarrollo de la infraestructura de recarga de acceso público, donde España se posiciona entre los países con menor desarrollo, según el barómetro de electromovilidad.

A nivel global, el país enfrenta un desafío adicional al situarse en los últimos puestos del ranking en términos de infraestructura de recarga. Con una puntuación significativamente baja en comparación con el promedio europeo, la necesidad de acelerar el desarrollo de la infraestructura de recarga y la adopción de vehículos eléctricos en el sector del transporte pesado se vuelve cada vez más urgente.